En el Kennedy Krieger / At the Kennedy Krieger

(Por favor lean este blog como si lo hubiera escrito ayer. La pagina web del blog esta bloqueada por el centro; espero poder resolver esto pronto.  El blog de hoy viene en pocos minutos)

Finalmente, aquí estamos, en el Kennedy Krieger Institure en Baltimore.  Oscar tuvo un buen vuelo, solo 45 min en un jet bien bonito (eso me dijeron). Yo tuve un buen viaje por tierra desde Richmond, donde pase la noche en casa de nuestros primos (gracias Marina y Jose Guillermo). Nuestro dia aquí estuvo intenso. Conocimos doctores, enfermeras, terapistas. Nos hicieron montones de preguntas, varias veces las mismas preguntas.  También revisaron la historia clínica de Oscar y le hicieron una primera evaluación.  Entre Jueves y Viernes ellos van a hacer una evaluación más profunda y van a desarrollar un plan de trabajo.  En general, Oscar va a tener 3 horas diarias de Fisioterapia (con Mederith) y 2 horas de Terapia Ocupacional (con Stephanie). Luego nos enteraremos de lo que va a hacer en ese tiempo. Oscar estaba con buen ánimo mientras venia para acá, pero cuando llego aquí no tan bien.  El Kennedy Krieger es una institución pediátrica. Nosotros decidimos venir aquí debido a su reputación y su enfoque en recuperar pacientes, no solo enseñarlos a vivir en una silla de ruedas. Pensamos
que para Oscar estar con niños iba a ser mejor que estar con viejos. En todo caso, su primera reacción no fue muy buena. Entre otras cosas, nos dijo que no el sitio no le daba buena espina y que no le gustaba ver  a niños sufriendo. Tampoco le gusta mucho la pared de su cuarto decorada con dinosaurios o su compañero de cuarto de 9 años. Ya estamos hablando para que lo pongan con otro compañero de cuarto. Ahora en la noche el está de mucho mejor humor. Me pidió un pedazo de pizza y se lo comió.   Yo espero que luego que comience a
trabajar Jueves y Viernes con las terapistas y el resto del equipo el se meta mas en el proceso de rehabilitación y le haga menos caso a las otras cosas que pasan alrededor de el. Realmente el ambiente que se respira aquí es de familia. La gente es muy amable y les encanta lo que hacen.  Aquí el no es un paciente mas, el es Oscar.  Bueno, yo espero que el realmente se adapte al sitio porque si bien yo se que tener Fe en Dios es crucial, también creo que el necesita creer en sus doctores, en el proceso y en todo lo que esta sucediendo alrededor de el.  Aquí estamos,
corriendo la segunda parte del maratón. Con la ayuda de Dios lo vamos a lograr. Dios los bendiga a todos.

(Please read this blog as if it was written yesterday. I couldn’t post it since the rehab center does not allow access to the blog’s web page. I hope I can solve this shortly.  Today’s blog coming soon)

We are finally here, at the Kennedy Krieger Institute in Baltimore. Oscar had a good flight, just 45 min in a nice jet (I’ve been told).  I had a good drive from Richmond; I spent the night there over our cousin’s house (thanks Marina and Jose Guillermo).  The day here was a bit intense. We met doctors, nurses, therapists. They did tons of questions, several times. They also reviewed Oscar’s clinical history.  Between Thursday and Friday they will do a thorough evaluation of Oscar and will develop a working plan.   Generally speaking, he is going
to have 3 hours a day of Physical Therapy (with Meredith) and 2 hours of Occupational Therapy (with Stephanie). We will know more later about what exactly he is going to do on that time.  Oscar was on a good spirit on his way here but when he got here, not so much.  The Kennedy Krieger Institute is a pediatric institution.  We came here because of their reputation and their emphasis on restoration and not only on training you to live on a wheel chair. We thought that for Oscar, being with kids, was going to be better than being with old people. Anyway, his first reaction was not so good. Among other things he told us that he doesn’t have a good feeling and that he hates to hear little kids suffering. He is not crazy about the dinosaurs painted on the wall either or his 9-year old roommate. We are working on trying
to get him a new roommate.  Now, at night, he is in a better mood. He even asked me to get him a slice of pizza and he ate it.  I really hope that after working tomorrow and Friday with the therapists and the rest of the team he will get more into the rehab process and less into what’s going on around him.  The atmosphere here is like family and all people is very friendly and they love what they do.  Here he is not just one more, he is Oscar. At least that is what I really wish will happen because I believe that when we say that Oscar needs to be faithful in God I also believe he needs to believe in the doctors, the plan and everything going on around here. Here we are, running the second stage of this marathon. The Lord is with us and we are going to achieve our objectives with this help. God bless you.

About oscarsantamarina

Padre, creo en Dios, creo en milagros, creo en mi hijo. Sufriendo, esperanzado, esperando, rezand.o Father, believe in God, believe in miracles, believe in my son. Suffering, hoping, waiting, praying.

Posted on November 3, 2011, in Update. Bookmark the permalink. 2 Comments.

  1. Asi sera!!! pa´lante Oscar, enfocate en lo principal, en tu rehabilitacion en creer en ti y en tus medicos, enfermeras,terapistas…lo vas a lograr.
    Abrazos cariñosos.

  2. Solange Vaamonde

    Oscar, de seguro se va a adaptar, es un muchacho muy bueno y tiene mucha fortaleza, poco a poco irá adaptandose a la situación, es algo nuevo y como todo lo nuevo da una cosita.

    Estamos todos emocionados y muy esperanzados con esta nueva etapa, seguimos unidos en el cariño y la oración.

    Un fuerte abrazo para toda la familia, Dios les bendice

    Sol

%d bloggers like this: